Coaching profesional
Coaching/Mentoring/Aikido

¿PARA QUE SIRVE EL COACHING?

Creo que es importante diferenciar la tarea del coach respecto de la del asesor o la del mentor.
El asesor es considerado un experto que va a efectuar un diagnóstico acerca de determinada situación y luego intervendrá efectuando recomendaciones. Con el mentor o tutor se establece una relación semejante a la de maestro – aprendiz, en ella se pondrán en juego los lineamientos de lo que se debe y lo que no se debe hacer. En este caso se plantea una asimetría, donde el aprendizaje es unidireccional.
Con el coach en cambio, se establece una relación donde ambas partes son consideradas pares.
El coaching es un proceso focalizado en el diseño de futuro. La intervención, en consecuencia, estará basada en la definición de objetivos y el establecimiento de un plan de acción para alcanzarlos. La maestría del coach está dada fundamentalmente en la escucha. Una escucha activa destinada a detectar cuáles son los obstáculos, cuál es el compromiso y las creencias de la persona.
Todos tenemos patrones de conducta que repetimos generalmente sin demasiada conciencia de ellos.
Nos pueden obstaculizar en la consecución de nuestras metas y permanecemos ciegos a la posibilidad de intervenir en ese cículo vicioso de acción y reacción.
El coach experimentado detectará en el discurso, las creencias de las que resulta el accionar de la persona.
A modo de diálogo socrático, formulará preguntas que pondrán en juego esas creencias.
Quien logre comenzar a replantearse ciertas cuestiones, verá abrirse posibilidades para el cambio.
Queda claro con esto que el coach no aconseja, sino que plantea interrogantes para sacar a la persona de lo que hasta el momento daba como verdad absoluta, permitendo con ello la oportunidad de ver las cosas desde otra perpectiva. De eso justamente se trata el proceso de coaching.
Las cosas no son de una manera determinada, sino que son el resultado de nuestras interpretaciones.
Hay personas que se derrumban y otras que se fortalecen frente a una situación adversa y ello es producto de las interpretaciones que hagan de los hechos. El coach es un observador externo que insta a la persona a que también se coloque en ese lugar frente a determinada circunstancia.
Poder mirar desde ese lugar, va a permitirle una evaluación mas objetiva de lo sucedido.

Diseño de futuro

El primer paso en todo proceso de coaching es el establecimiento de objetivos. Una vez planteados, la forma de trabajar del coach será partiendo de ese lugar donde la persona dice querer estar. Se trae el futuro al presente. Es importante que la persona pueda observarse desde el comienzo en ese lugar donde aspira llegar. A partir de allí entonces, se podrá observar claramente la brecha entre futuro y presente.
Ese es el momento en que se formulará el plan de acción. Este trabajo requiere de una gran precisión en cuanto a las tareas que se llevarán a cabo, los recursos que se necesitarán y los plazos en los que se concretarán.
La precisión consiste en que todo lo que se plantee en ese plan de acción debe ser mensurable.
Si la persona dice que quiere aumentar sus ingresos, la pregunta del coach apuntará a que determine concretamente cuanto quiere ganar. Si lo que desea es desarrollar su capacidad de liderazgo, el coach debe preguntarle qué significa esto para ella en términos de su día a día en el trabajo, de qué manera ella y su entorno podrán comprobar que ha desarrollado dichas capacidades. Para esto sirve el coaching y es por eso que suele resultar altamente efectivo.
Sus resultados son mensurables.

Otras Notas:

COACHING: EL SUEÑO DEL GURÚ TODOTERRENO

EL PESO DEL MANDATO

RECREATING ROLES

LA RECREACIÓN DE ROLES

COACHING PARA MUJERES

INTRODUCCION AL PROCESO DEL COACHING:

LA IMPORTANCIA DE TENER EN CUENTA LA VARIABLE CULTURAL EN LOS PROGRAMAS DE RRHH

LA INTERVENCION DEL COACH EN LA RECREACION DE ROLES

Gabriela Terminielli (C.V)
Directora de CADEC S.A.
gabriela@guillermocarracedo.com
Coach Organizacional
Lic. en Psicología